Skip to toolbar

¿Cuál es la diferencia entre el precio de una página web y el valor que aporta a tu negocio?

¿Cuál es la diferencia entre el precio de una página web y el valor que aporta a tu negocio?

Translating…

Una de las preguntas más habituales que suelen hacerme clientes y conocidos como diseñador web es cuál es el precio de una página web, una cuestión difícil de responder y que además se puede analizar desde distintos puntos de vista: desde el puramente económico y desde el valor que aporta la web a tu negocio.

Como a la primera pregunta ya respondí (o lo intenté) en el post ¿Cuánto cuesta una página web?, donde analizaba todos los costes que puede tener un sitio web. Como digo, solo desde el punto de vista económico.

Pero en este post quiero ir un poco más allá y analizar la diferencia entre el precio de una página web y el valor que aporta a tu negocio o empresa. Es decir, quiero ir un poco más lejos del «simple» debate económico del precio de una web.

Además, al final del post te dejo un vídeo con una charla entre mi amigo José Antonio Carreño (también diseñador web) y yo, en la que analizamos este tema en profundidad y que realmente es el origen de este post 🙂

Por supuesto, también te daré unos consejos para detectar un servicio de diseño web profesional en el caso de que estés pensando en contratar a un diseñador web para montar tu sitio o rediseñar el que ya tienes 😉

¿Qué diferencia hay entre el precio de una página web y su valor?


Empiezo por lo fundamental, que es establecer la diferente entre el precio y el valor de una página web.

  • El PRECIO es la suma de todos los elementos que necesita una web: el dominio, el hosting, los textos, las fotos, el branding, el RGPD, el diseño… es decir, todo lo que se puede cuantificar a nivel económico.
  • El VALOR es, por contra, todo lo que aporta la web a esa empresa o negocio a nivel de visibilidad, captación de clientes, posicionamiento, etc, y es mucho más difícil de cuantificar que el precio. En muchos casos, el sitio web es el motor del negocio, especialmente para freelances o tiendas online, por ejemplo.

Por lo tanto, la inversión económica en una web aporta muchísimo más valor y beneficios a un negocio.

En mi caso, el valor profesional que aporto como diseñador web especializado en WordPress y en el editor Divi es que diseño webs con gancho, es decir, me centro en la personalidad de cada proyecto. Y ayudo a emprendedores, negocios y empresas a tener presencia en internet con un sitio web preparado para convertir.

En resumen, el precio de una página web es lo que pagas por ella y el valor es todo lo que recibes de forma intangible a través del sitio (leads, clientes, visibilidad, reputación, etc).

¿Cuáles son los ingredientes que tiene que tener una web de valor (o que aporte valor a la persona que la regenta y/o a su negocio)?


En mi opinión, para que una web aporte el suficiente valor a un negocio, debe cumplir con los siguientes requisitos.

  • Tener una imagen con personalidad y siguiendo las últimas tendencias en diseño web, es decir, un diseño con gancho, pues en internet hay cientos de empresas y necesitas destacar a nivel visual, no ser una fotocopia o un clon del resto de webs.
  • Que cargue rápido: trabajar la WPO es fundamental por SEO y usabilidad. Si quieres profundizar en este tema, te recomiendo el post: Claves para mejorar el SEO y la velocidad de carga de WordPress.
  • Que esté optimizada para SEO, con las correspondientes keywords, títulos, meta descripciones, textos para SEO, etc.
  • Que esté bien planificada y tenga una estrategia y objetivos, ya sea la captación de leads, solicitudes de presupuesto, ventas, descargas, etc. Es fundamental que un sitio web tenga una estrategia y cada una de sus páginas tenga un objetivo concreto.

¿Cómo se puede detectar un servicio de diseño web profesional de calidad de uno que no lo es?


Como te decía al principio del post, si estás pensando en contratar a un diseñador web, en este apartado te dejo unas claves para detectar a un profesional de alguien que no lo es:

  • Fase inicial

Cuando contactas con el profesional, te responde rápido, estudia tu proyecto de forma individual para ofrecerte soluciones personalizadas, te hace una entrevista o sesión de valoración. Es decir, se molesta para empaparse de tu proyecto y entender tus necesidades. Esta fase para mí es clave como diseñador web freelance.

  • Propuesta + Presupuesto

Una vez ha estudiado tu proyecto y tiene claras tus necesidades te entrega un documento con su propuesta y presupuesto recogiendo todos los detalles del servicio de diseño web.

  • Contrato

¿Firmas un contrato de prestación de servicios? Si es un proyecto pequeño, igual no lo necesitas, pero ¿te ofrece la posibilidad de hacerlo?

  • Factura y métodos de pago

¿Te remite la correspondiente factura o trabaja en B? ¿Te ofrece distintos métodos y formas de pago?

En este caso, la factura y el pago del servicio es una garantía que te ofrece el freelance y que acredita que tienes una relación profesional con él.

Querido (posible) cliente: huye de «profesionales» que trabajan en negro, igual que yo huyo de aquellas personas que me sugieren que no les haga factura para ahorrarse el IVA.

  • Portfolio

Este es un punto fundamental especialmente si vas a contratar a un profesional de cualquier sector creativo (diseñador web, diseñador gráfico, ilustrador, fotógrafo, etc).

Date una vuelta por su portfolio y comprueba la calidad de sus trabajos, si es tu estilo y si encaja con tu proyecto. Y si no dispone de un portfolio público, pídele referencias. Si no te las da, algo huele mal.

[Échale un vistazo a mi portfolio]

Por supuesto, la experiencia, calidad de sus trabajos y expertise profesional, se pagan. No es lo mismo contratar a un diseñador junior que a uno que tiene años de experiencia. Este es un elemento que debes tener en cuenta y que se incluye en el precio de una página web.

  • Plazos y calendario

Este es un punto muy interesante para detectar si ese profesional trabaja de forma ordenada, estableciendo una serie de plazos y siguiendo un calendario.

Y lo más importante, tú tienes claro en qué punto se encuentra en todo momento tu proyecto y el estado del servicio que has contratado.

  • Vías de comunicación

¿El diseñador te ofrece distintas vías para comunicarte con él? ¿Es accesible? ¿Te contesta relativamente rápido?

En mi caso, las vías de comunicación son vía email y a través de videollamadas para las revisiones y aclaraciones del proyecto.

¡Ojo! No confundas las vías de comunicación que te ofrece el profesional con llamarle a las 10 de la noche (si es que te ha dado su teléfono). Te sorprendería la cantidad de personas que no respetan los horarios y piensas que, una vez te han contratado, estás disponible las 24/7 ?

  • Reuniones y revisiones

Como ya he comentado, todo proyecto de diseño debe incluir un número mínimo de revisiones que pueden realizarse a través de reuniones.

Si contratas a un profesional creativo, debes tener claro el número de revisiones que incluye su servicio.

(Si piensas que los cambios y revisiones son ilimitados, estás muy equivocado).

  • Soporte post servicio

¿El servicio de diseño incluye algún tipo de soporte? ¿El diseñador te responderá tus dudas una vez finalizado el servicio?

Esto debe quedar reflejado en la propuesta o contrato, pues no todos los diseñadores ofrecen un servicio después del servicio.

  • Pide feedback siempre para mejorar

Otro punto importante. Cuando has terminado de trabajar con el diseñador, ¿te pregunta tus impresiones para seguir mejorando? ¿Tiene ganas de seguir creciendo profesionalmente?

Cómo detectar o diferenciar un trabajo de diseño web de calidad de uno que no lo es


A la hora de buscar, elegir y contratar a un diseñador web, como comentaba en el punto anterior, una de las claves es consultar su portfolio y ver sus trabajos anteriores.

En ese sentido, para detectar una web de calidad de otra que no lo es, te voy a dar algunas claves sencillas:

  • A nivel de diseño, fíjate en el logo, paleta de colores y tipografía (branding), la plantilla utilizada, las imágenes y el material gráfico como iconos o vectores. La parte visual es la primera que nos entra por los ojos y la que debes analizar en primer lugar.
  • Otro punto importante es la organización del sitio web: el menú, las páginas y subpáginas, el contenido del blog, los productos si es un ecommerce, la categorización, etc.
  • En cuanto a WPO, velocidad de carga, si las imágenes están optimizadas y la caché.
  • Si hablamos de SEO, ten en cuenta los títulos, meta descripciones, keywords, copywriting para SEO y la indexación del sitio en Google.
  • Por último, atiende a los servicios complementarios: Twitter Cards, Open Graph en Facebook, sitemap, Analytics, etc.

Si quieres profundizar en este tema, te recomiendo leer el post 5 claves para identificar un diseño web profesional y de calidad.

El precio de una página web en los servicios «low cost«


Cuando hablamos de servicios «low cost», estamos haciendo referencia a plataformas DIY del tipo Wix o 1&1, que ofrecen webs a 100, 200 o 300€ por ejemplo.

Sobre estos servicios a los que no tengo muy buena consideración, no por el precio, sino por la baja calidad que ofrecen, tengo que destacar varias cosas.

En primer lugar, este tipo de plataformas tienen su público, que no es el mismo que el de un diseñador web (que a su vez no es el mismo que el de un programador). Es decir, cada profesional tiene un target diferente.

En segundo lugar (y me dirijo a los clientes), ten mucho cuidado si contratas estos servicios, pues en la mayoría de casos son ellos quienes tienen el control de tu web y no tú. Y esto es especialmente delicado si tienes un negocio, en el que necesitas tener el control total de tus contenidos, productos, servicios o leads.

En tercer lugar, los resultados que ofrecen estas plataformas a nivel de negocio para quien los contrata, dudo que tengan un mínimo de calidad.

Por lo tanto, ¿quién puede pensar que pagando 300€ por una web va a obtener un resultado de calidad?

Es como si yo quiero un BMV y ofrezco 3.000€; o un iPone por 50€ ?‍♂️

¿Qué aspectos de un proyecto influyen en el precio de una página web (o en el presupuesto)?


A la hora de hacer un presupuesto y cuantificar el precio de una página web, los elementos que tengo en cuenta son:

  • El número de páginas, subpáginas y secciones que hay que crear y maquetar, pues no es lo mismo una web con 5 páginas que una con 20.
  • La funcionalidad principal del sitio, es decir, si se trata de un blog (algo más sencillo), una web, un ecommerce o un membersite.
  • Si hay que vincular la web con herramientas paralelas: landings para email marketing, Google AdWords, Facebook Ads, etc.
  • Si tengo que realizar algún tipo de tarea de diseño gráfico o branding.
  • El tipo de diseño y maquetación, ya que siempre pido referencias al cliente para entender sus gustos a nivel visual y creativo.

Esos son los 5 aspectos genéricos, teniendo en cuenta que estudio cada proyecto de forma individual.

Qué elementos se pueden cuantificar para determinar el precio de una página web


Los elementos que sí se pueden cuantificar económicamente y que también afectan al precio de una web son:

  1. Dominio
  2. Hosting
  3. Diseño gráfico
  4. Textos
  5. Fotografías
  6. Diseño web y maquetación
  7. SEO
  8. Email Marketing
  9. Textos legales

¿Qué características dentro de un diseño web tienen más importancia o juegan un papel principal?


Teniendo en cuenta que esta es una cuestión un poco más subjetiva, desde mi punto de vista, los 3 puntos más importantes en una web son:

  1. El diseño, la parte creativa y visual (obvio siendo diseñador).
  2. La velocidad de carga
  3. El SEO

Para tener una web con gancho y además rentable, ¿basta únicamente con pagar al diseñador web y tener un diseño espectacular?


La respuesta es muy sencilla: no. Lamentablemente no es tan fácil, ojalá tener una web bonita fuera suficiente para que un negocio funcione.

El diseño es importante, sí, pero, si tienes una web espectacular y no haces nada con ella, es como tener un Ferrari y no echarle gasolina.

En el caso de una web, necesitas trabajar los contenidos, el SEO, el email marketing, las redes sociales… Para que una web funcione hay que tocar varias teclas, no solo una. Digamos que es como un piano, que necesita una partitura y a un buen pianista.

Por lo tanto, y como ya he dicho varias veces, una web tiene que tener una estrategia.

Y como he dicho al principio, aquí está la charla junto a José Antonio Carreño en la que tratamos todos estos temas, con el objetivo de aclarar cuál es el precio de una página web y su valor a nivel de negocio.

Portada: business analysis / Shutterstock

Related Articles