Skip to toolbar

Eligiendo un monitor ideal para Diseño Gráfico

Eligiendo un monitor ideal para Diseño Gráfico

Si somos diseñadores gráficos, una de las piezas más importantes de nuestro trabajo es el monitor que con el que trabajamos. Es el trozo de hardware que vamos a estar viendo durante nuestra jornada de trabajo, y con el que vamos a realizar nuestros proyectos, ya sea en formato digital como físico. Pero muchas veces no tenemos más remedio que dejarnos llevar por las recomendaciones de terceros para saber que modelos de monitores son los más adecuados. Y desde SiloCreativo queremos ir un paso más allá, para que podáis decidir por vosotros mismos cual es el monitor que necesitáis según vuestras circunstancias.

En el pasado analizamos un monitor BenQ especialmente creado para su uso en el campo del diseño. Este monitor es una gran opción, pero quizás no es la adecuada para todo el mundo. Es posible que busques una pantalla más pequeña, o no necesites tanta resolución. Por eso, en vez de hacer un listado de monitores, veamos cuales son las características esenciales que deberías tener en cuenta, que nos ofrece cada una de ellas, para que puedas hacer una especie de lista de la compra que deberías pedirle a tu futuro monitor.

Resolución de la pantalla

tipos de resolucion de pantalla en monitores

Empecemos por la resolución de la pantalla, ya que hace ya un tiempo existen en el mercado monitores con múltiples resoluciones, y es uno de los aspectos determinantes que debemos decidir. Al ampliamente extendido Full HD (también conocido como 1080p), con una resolución de 1920 x 1080px, hay que sumarle un par de resoluciones superiores: 2K (144p 0 2560 x 1440px) y 4K (3840 x 2160px). Seguramente la resolución 4K sea la más reconocible estos días, porque es la elegida por muchos televisores de gama media-alta y alta. En una resolución 4K vamos a disponer de mas de 4 veces el número de pixeles que en una pantalla Full HD. Esto va a significar que en un mismo tamaño, vamos a tener una mejor resolución, y apenas vamos a notar ningún tipo de pixelación por muy cerca que estemos de la pantalla.

Eso si, si nos decidimos por una pantalla 2K o 4K, deberemos asegurarnos que el software que utilicemos esté preparado para esta resolución. Si no lo está, o nos vamos a encontrar que su interfaz es muy pequeña en comparación con la que tendría con una resolución 1080p. O que la interfaz la veremos borrosa, al tener que ampliarla para que se muestre a un tamaño razonable. Y es que, al tener muchos más pixeles en un mismo espacio, todo se verá más pequeño. Un icono de 256x256px es mucho mas grande (a igualdad de tamaño de pantalla) a una resolución Full HD que a 4k. Por ejemplo, algunos programas de Adobe ya llevan incorporada una opción que, al activarla, la interfaz se mostrará al doble de tamaño sin perder nitidez.

Tamaño de la pantalla

El tamaño de pantalla de nuestro monitor también es algo que va a variar dependiendo de varios factores, desde el espacio de trabajo que tengamos, en número de monitores con el que trabajemos y, por supuesto, la resolución de la pantalla. Como recomendación, si vais a comprar un monitor mayor de 24″, deberíamos irnos a resoluciones mayores a 1080p (2K o 4K), ya que al ser tan grande podríamos notar la pixelación en la pantalla, sobre todo si trabajamos muy cerca del monitor.

También hay que reflexionar sobre si nos merece la pena tener un monitor de mayor tamaño, o dos monitores más pequeños. Personalmente, al trabajar casi siempre con varias ventanas abiertas, prefiero tener varios monitores, ya que me permite organizar mejor mi espacio de trabajo dentro del ordenador. El proyecto en el que trabajo está en una pantalla, y las referencias las tengo en otra. Eso si, el punto negativo de esta forma de trabajar es que duplicamos el número de cables en nuestro escritorio, y seguro que muchos tenéis predilección porque vuestro espacio de trabajo esté lo mas limpio y organizado posible.

Relación de aspecto

tipos de relacion de aspecto de pantalla en monitores

Cuando hemos hablado de la resolución de pantalla, nos hemos quedado a las referidas a una relación de aspecto 16:9, pero existen otras. Una de mis preferidas es la 21:9 o widescreen, que tiene un aspecto mucho más alargado, propio de una película. Este tipo de monitor esta muy extendido para los que no quieren tener varios monitores en su mesa de trabajo, pero el formato 16:9 se les queda pequeño y quieren mas espacio horizontal.

Otro formato es el 4:3, que es mucho más clásico ya que es el que teníamos tanto en monitores como en televisores hace no muchos años. Aunque es ya difícil de encontrar, a muchos les gusta para tenerlo como monitor secundario, ya que no ocupa mucho espacio en la mesa, y es perfecto para tareas menos relevantes.

Tipo de panel de la pantalla

Aquí llegamos a unos de los puntos más importantes, y que depende mucho de si vamos a usar nuestro monitor para otros usos. Nos centraremos en tres, que son los más extendidos: TN, VA e IPS.

  • TN (Twisted Nematic) – es el panel que lleva más tiempo entre nosotros y el más barato de fabricar. Su principal punto positivo es que los tiempos de respuesta son muy bajos, por lo que si vamos a tener el monitor para otros usos, como para gaming, puede venirnos bien. Por desgracia, no representan los colores de forma fiel, por lo que no es aconsejable si el uso principal va a ser para diseñar. Aparte de tener malos ángulos de visión.
  • IPS (In-Plane Switching) – el panel más extendido en las gamas medias y altas, y también el más caro. Al contrario que los TN, le representación de colores es la más fiel, por lo que la hace idónea si somos diseñadores gráficos. A pesar de tener tiempos de respuesta menores, no son tan grandes como para suponer un problema. Eso si, su principal es que en muchas ocasiones presentan bleeding 0 fugas de luz, por lo que si trabajamos en un entorno oscuro puede suponer un problema.
  • VA (Vertical Aligment) – estos paneles se encuentran en una posición intermedia entre los TN y los IPS. Sus tiempos de respuesta son mejores a los de un IPS, y muestran mas fidelidad en los colores que un TN. Eso si, en algunos modelos podemos tener alteraciones en los colores, por lo que es imprescindible calibrarlos, o que vengan calibrados de fábrica.

Escala de grises y precisión de colores

Otro de los aspectos esenciales es que nuestro monitor represente los colores de la forma más fidedigna posible a como son en la realidad. Si trabajáis en digital para posteriormente imprimir, seguro que más de una vez os ha pasado que los colores en la pantalla no son los mismos que los que salen de la impresora. Y estos es algo que no nos podemos permitir, porque es una pérdida de tiempo y dinero. Por ello, la consistencia y precisión de color son imprescindibles.

Como hemos dicho antes, los paneles IPS son los mejores en este aspecto, ya que la mayoría cubren el 99% del espectro de color sRGB o Adobe RGB. Si quieres saber más sobre sobre el espectro de color, te recomendamos echar un vistazo a nuestro artículo sobre como corregir el color y la pérdida de saturación al subir una imagen.

Otras características

conexiones de monitor de pc

Aparte de todo esto, los monitores nos ofrecen mas características que como diseñadores puede parecernos secundarios, pero que según vuestra situación pueden tomar relevancia. Desde el tipo número de conexiones que tienen para conectarlo a nuestro PC u ordenador portátil (HDMI, DVI, DP), si tiene altavoces integrados o no, si los marcos son muy gruesos para usar varias pantallas, la posibilidad que puedan rotar para ponerlo en formato vertical, que dispongan de un anclaje VESA para colgarlo de una pared o usarlo con un brazo en el escritorio, etc. No son pocas las opciones que tenemos, por lo que es aconsejable que hagamos una lista de cuales podemos prescindir y cuales no.

Conclusiones finales

Como hemos podido ver, no son pocas las características que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un monitor. Pueden parecer demasiadas decisiones a tomar, pero como hemos comentado, todo es cuestión de prioridades y necesidades: el espacio disponible que tengamos en nuestra zona de trabajo, si el monitor va a usarse en exclusiva para diseñar o no, el presupuesto del que dispongamos… Aunque creamos que es una tarea de investigación ardua, debemos plantearnos que un buen monitor debería durar muchísimos años. Porque aunque nuestro ordenador pueda quedarse obsoleto en pocos años y necesitemos más potencia, y un buen ordenador debería sobrevivir mucho más tiempo.

Esperamos que os haya servido de ayuda este artículo, y que os haya aclarado algunas de las dudas que hayáis tenido alguna vez al comprar un monitor. Y que en un futuro, si tanto si tenéis que renovar el que ya tengáis, como si necesitáis una pantalla secundaria o terciaria, lo hagáis con los conocimientos necesarios para dar en el clavo. Porque un diseñador no se hace bueno con la mejores herramientas, pero si le facilitarán mucho su día a día de trabajo.

Por ultimo, solo recordar que tenéis disponibles los comentarios, para que nos podáis dejar vuestras dudas, sugerencias y experiencias en el mundo de los monitores. Ya que, tarde o temprano, todos nosotros nos hemos tenido que enfrentar a esta situación.

Related Articles